top of page

BLOG WASH RURAL

La COP26 y los servicios comunitarios de agua potable y saneamiento en ALC.



Las organizaciones comunitarias de servicios de agua y saneamiento (OCSAS) deberían estar atentos al COP26 para que no se les deje atrás en la lucha contra los efectos del cambio climático, y evitar que los servicios rurales tengan problemas que afecten el abastecimiento normal de agua potable a la población.




AUTOR: Marcelo Encalada

Director LatinWASH

Mail: latinwash@outlook.com


La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima COP26, prevista a celebrarse entre el 31 de octubre y 12 de noviembre 2021 en la ciudad escocesa de Glasgow, es considerada como un punto de inflexión fundamental en la lucha contra el calentamiento global.


La COP26


La COP26 ofrece la oportunidad de debatir los avances y los retos relacionados con el Acuerdo de París sobre el cambio climático, un tratado internacional aprobado en 2015 y que entró en vigor en 2016.Su celebración estaba prevista en 2020, pero se aplazó debido a la actual pandemia de la COVID-19.


Uno de los temas clave que se debatirá en la COP26 es la financiación necesaria para ayudar a los países en desarrollo a abordar la crisis climática. Es indispensable que se incluya el apoyo a las OCSAS, para no dejarles atrás en la lucha contra los efectos del cambio climático, como son las sequias y lluvias extremas en las zonas vulnerables de Latinoamérica y el Caribe.


Es indispensable que la COP26 no deje atrás a las OCSAS en la lucha contra los efectos causados por el cambio climático.


Esta pandemia ha demostrado que los países más ricos tienen la capacidad financiera de gastar billones de dólares en la respuesta y la recuperación, pero los países en desarrollo aún no han recibido un apoyo financiero suficiente para hacer frente a la crisis climática, especialmente para combatir los efectos causados por las sequias y lluvias extremas.


En 2015, los países desarrollados prometieron proporcionar 100.000 millones de dólares al año en financiación climática a los países en desarrollo a más tardar en 2020. Lamentablemente, 2020 ha pasado y los países desarrollados no han cumplido su promesa.

La COP26 y el Agua


El agua está en el centro de los retos a los que se enfrenta la humanidad debido al cambio de los patrones meteorológicos causados por la crisis climática.


La alteración del ciclo del agua debido al calentamiento del clima afectará a la calidad y cantidad de agua para las necesidades humanas básicas, y está provocando la presencia frecuente de fenómenos meteorológicos extremos. Estos incluyen la aparición simultánea de olas de calor intensas y sequías en algunas regiones, junto con fuertes lluvias e inundaciones en otras, ambas con una magnitud sin precedentes.


Las temperaturas más altas afectarán a la disponibilidad y distribución de las precipitaciones, el deshielo, los caudales de los ríos y las aguas subterráneas. Por otro lado, la presencia de lluvias intensas provocará inundaciones extremas y el deterioro de los hábitat y centros poblados.


Según el Banco Mundial, en las últimas dos décadas, las inundaciones y las sequías, dos de las consecuencias más devastadoras de la crisis climática, han afectado a 3000 millones de personas.



¿La COP26 y los servicios comunitarios de agua y saneamiento rurales en ALC?


En América Latina existen tres zonas secas más vulnerables (semiárido) a los efectos del cambio climático, que afectan el régimen de lluvias, haciéndolas más irregulares en la distribución de los meses y en el índice de precipitaciones. Estas tres zonas semiáridas están conformadas por: 1) el Chaco Paraguayo-Argentino; 2) en el noreste de Brasil (Ceara); y, 3) en la zona del Corredor Seco de Centroamérica (Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Costa Rica)

En estas zonas, por efectos del cambio climático, se han producido sequias extremas, lo cual disminuyó significativamente el caudal de los manantiales y pozos de agua, afectando la disponibilidad del recurso hídrico para abastecimiento a la población y el funcionamiento de los sistemas rurales de agua potable.


Algo similar ocurrió en las zonas rurales de Chile, donde se produjo una sequía extrema por efectos del cambio climático, que causaron que los sistemas rurales de agua potable tuvieran problemas en el abastecimiento de agua potable a la población.


En Centroamérica, la presencia de lluvias tropicales intensas y fenómenos meteorológicos (huracanes y otros) provocaron el colapso de las estructuras físicas de los sistemas de agua potable rurales, ocasionando problemas en el servicio de agua potable.

Frente a esta situación, el problema fundamental es que los proyectos no alcanzan su vida útil por el impacto de los desastres causados por el cambio climático.

El informe del IPCC concluye que el cambio climático y sus repercusiones seguirán empeorando en los próximos años a menos que la comunidad internacional tome medidas inmediatas y decisivas contra el calentamiento global.


La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP26, que se celebrá en Glasgow, es clave para lograr que tomen decisiones efectivas y evitar el riesgo de llegar a un punto de no retorno, que podrían incrementar las temperaturas aún más altas y una incontrolable pérdida de ecosistemas. Es importante que las OCSAS se mantengan vigilantes para que no se les deje atrás.


Es importante que las OCSAS se mantengan vigilantes para que no se les deje atrás.




Página COP26 https://ukcop26.org/


REFERENCIAS:


182 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating